cine , MAD , webeo Miércoles, 21 octubre 2015

Por qué es un error obsesionarse con las predicciones que Volver Al Futuro no achuntó (o sí)

No, tranquilos, este no es oooootro post acerca de todo lo que Back To The Future predijo sobre cómo sería la vida hoy, 21 de octubre de 2015. Para esto ya tenemos a nuestros distinguidos competidores:

back3

 

back2

back1

Ahora, si realmente están interesados en lo que le ligó a Zemeckis y lo que no, yo intentaría recurrir a una fuente un poco más confiable:

Pero, la verdad, aquí siempre tratamos de que hasta las noticias frikis sean un poco distintas de las del resto. Y por eso buscamos algo que vaya un poco más allá. Y lo encontramos:

12140565_10153598616981113_4051217910009138130_n

No, no sólo un meme; tampoco sólo la obligada recomendación de Rick and Morty (tienen que ver Rick and Morty si son fans del Doc y Marty); en realidad este post tiene como único objetivo que lean este genial alegato de Slate (que en el fondo dice más o menos lo mismo que el meme, creo):

Éste es el problema: Cuando nos obsesionamos más con lo que la película acertó o no, estamos perdiendo su esencia misma. Si Volver al Futuro II tiene una tesis, es que no hay nada más peligroso que saber tu futuro y que no hay nada menos productivo que preocuparse por cuán diferentes podrían haber sido las cosas. Éste un punto que el excéntrico Doc Brown de Christopher Lloyd repite una y otra vez. “Nadie debería saber demasiado acerca de su futuro”, le dice a Marty desde el principio, y lo repite casi literalmente sólo unos minutos más tarde. Y no se equivoca. A medida que la historia se desarrolla, la familiaridad de Biff con lo que vendrá —en la forma de un almanaque deportivo simultáneamente amplio y delgado— sólo logra destruir su línea temporal, convirtiendo a la alguna vez soleada Hill Valley en un páramo post-apocalíptico.

En este sentido, tal vez deberíamos estar agradecidos de que el futuro de Volver al Futuro II sea tan distante de nuestro propio presente. Esta es una saga en la que el mayor peligro es que podamos terminar siendo lo que todo el mundo espera de nosotros —es decir, los mismos perdedores que nuestros padres una vez fueron—. Si Marty McFly es un héroe, es porque aprende a desviarse de su curso, yendo en direcciones inesperadas y explorando avenidas improbables. Mostrar un futuro “equivocado”, en realidad, encaja perfecto con este espíritu de la historia.

O, si a estas alturas de este futuro ya no estás acostumbrado a leer dos párrafos y prefieres la velocidad de un gif, mejor dejemos que el Doc Brown lo resuma:

tumblr_nwiv2aZ5Oo1qe5ugfo6_540

Ahora, muchachos, sigamos viajando al futuro, como siempre, un minuto a la vez. Pero con una certeza extra: que a donde sea que vayamos, no necesitemos caminos.