MAD , noticias , politica Lunes, 11 abril 2016

Ránking Elecciones 2016: TODOS GANAN (pero los más ganadores podrían perder mucho)

oprahyouandyouandyoulego

YOU WIN, YOU WIN AND YOU TOO WIN!!!! (salvo que te llames Alan García)

Estas han sido, de lejos, las elecciones más random de nuestra historia. He visto a muchos rajar de la inutilidad de la Ciencia Política en un entorno como el peruano, pero tenemos que admitir que ni la psicohistoria podría haber predicho todos los escenarios de una campaña que ha ido apretando el botón de reset cada dos o tres semanas.

Desde un JNE al borde deslegitimar todo el proceso hasta un chicharrón, cada paso fue más inverosímil que el otro. Hoy es hora de contar los muertos y heridos y debo decir que no son tantos. De hecho, creo que todos han ganado. Sí, en serio. Vamos a ver por qué.

Curiosamente, diría que los que tienen las victorias más sólidas, son los que más abajo de la tabla se encontraban. Así que vamos de éxitos más seguros a éxitos menos seguros:

 

Popy

12932955_10153835689381773_7974670113329548099_n

ÍDOLO NACIONAL

¿Cómo puedes pasar de ser Popy el Breve, el Canciller del minuto, un tipo despreciable, un sujeto detestado, un apestado para la política a The Popysher, ídolo de la juventud, levantado en hombros por las multitudes y apareciendo en el conteo final con 1.36%? Muy simple: ser instrumento de la catarsis nacional. Hacer justicia con sus propias manos. Acabar, aunque sea durante unos minutos, con la impunidad de Alan García.

El caso es que Popy ha cumplido, finalmente, su misión en la vida. Que aprenda lo que le pasó luego del video de Kouri – Montesinos. Vivió lo suficiente como para convertirse en villano. Que no le pase lo mismo ahora. Ya enterró a Alan García. En vivo.

Así, Fernando Olivera ya justificó su vida entera. Que no le pida más al destino. Que no lo tiente. Toda leyenda necesita un final. Es hora de retirarse, cabalgando, hacia el ocaso.

 

Toledo

No pasó la valla. Prácticamente todo su partido se fue con PPK. Mick Jagger no le devolvió el saludo. Lo ha perdido todo pero todas y cada una de sus torpezas consiguió que recuperara nuestro corazón. Y eso es lo más importante.

Cholo, nunca, pero nunca más vamos a votar por ti. Pero todos sabemos que tu gobierno fue el mejor (¡3 chelas por 10 soles!). No necesitas más. Has conseguido que nos olvidemos de Ecoteva. Listo. Lo lograste. Hora de entrar a rehab.

 

Goyo

13001168_10153782863348300_7050377847956828202_n

ALL JAIL AND NO PLAY MAKES GOYO A DULL RONDERO

La victoria de Goyo es la del hartazgo con la narrativa de la minería como motor del progreso. La región que más agradecida “debería” estar es la que votó masivamente por este señor. Esa es su primera victoria. La reivindicación de su gesta antiminera.

Su segunda victoria es la derrota de VerónikaLevitsky lo ha comparado con Ralph Nader, el candidato “verde” que fue clave para que Bush ganara en el 2000. Ha sido una dosis de realidad para los que han estado diciendo –envalentonados con los resultados del Frente Amplio– que no se necesitaba la unidad de la izquierda.

Ojo con el 23% que sacó en Puno (ver más abajo el mapa de votación por provincias). El País lo considera clave de esta elección y todo esto puede generar expectativa internacional por su situación judicial.

 

Alianza para el Progreso

Sí, el partido de Acuña. Incluso luego de la humillación a la que acaba de someterlo la Complutense, APP ha tenido una gran victoria. Sin candidato presidencial ha conseguido convertirse en la cuarta fuerza del Congreso. Toda una hazaña.

13006720_10153441552242019_6356294681194992867_n-1

Ha sacado casi tantos curules como el Apra, el PPC y Acción Popular JUNTOS. Repito: la organización de Acuña tiene tanta representación como los tres partidos más tradicionales del Perú…. JUNTOS. Si Acuña juega sus cartas bien, el 2021 no debería sonarle tan descabellado.

 

El Partido Aprista (pero no Alan)

Sí, son dos cosas distintas. Miren este cuadro de 50 + 1:

12974319_1320704211289719_3657245528793829272_n

El fin del mito. Como dije en enero, Alan fue víctima de la sobrevaloración y de su desfase.  Su ciclo ha terminado y esto, en realidad, debería ser una buena noticia para el Partido Aprista.  El mismo Alan, derrotado, ha hecho un llamando a una renovación.

Y le corresponderle encabezarla a, evidentemente, Mauricio Mulder, el cuarto congresista más votado de Lima. Casi podríamos decir que Mulder es el responsable de que el Apra haya pasado la valla (al margen del JNE). Pero Claude Maurice siempre se ha sentido más cómodo en un rol legislativo que en un liderazgo ejecutivo. ¿Responderá al llamado?

 

 

Acción Popular (más que Barnechea)

Contra lo que siempre dijo el lugar común, esta vez, estar al centro fue su condena. Al verlo caer víctima de un chicharrón, los potenciales votantes de Barnechea se dividieron entre PPK y Vero. Su voto se licuó pero Barney definitivamente ha ganado un lugar en la escena política:

13001164_10209274940493410_976783656326516461_n

HOLIIIII

Yrigoyen lo ha dicho muy claro: “Como candidato de AP, Alfredo Barnechea (7.6%) obtuvo una mejor votación que Paniagua (5.3%), que Raúl Diez Canseco (1.8%) y que Javier Alva Orlandini (7.3%). Es el candidato de AP que mejor resultado obtiene desde Belaunde.”

Barnechea siempre ha soñado con la Presidencia pero nunca hizo mucho por conseguirla. Esta vez, gracias a la salida de Guzmán, casi se topa con ella. Si trabaja en los próximos cinco años (siguiendo el ejemplo de Keiko), podría aspirar a convertirse en el Presidente del Bicentenario, una perspectiva histórica que, sin duda, debería ser estímulo más que suficiente para El Hombre Que Lo Perdió Todo Por Un Chicharrón.

Mientras tanto, Acción Popular tiene que aprovechar esta oportunidad. Ha regresado a lo grande. Ahora no sólo debe posicionar su bancada como una oposición de centro, sino que le conviene establecer a Barnechea como una voz crítica sensata ante el futuro régimen (cualquiera que sea).

 

Verónika Mendoza (más que el Frente Amplio)

A los 35 años y con una agrupación que a inicios de año todavía intentaba superar crisis internas, no podría haberle pasado nada mejor que quedar en tercer lugar.

El Frente Amplio claramente no estaba listo para gobernar, su única aspiración, hasta hace unas semanas, era pasar la vallaComo ya hemos dicho, las salidas de Guzmán y Acuña y el apanado de los medios colocaron a Vero en el lugar en el que quedó. Pero es cierto que ella ha aprendido velozmente:

12932915_10156660528735408_5690558248466818454_n

Dos candidatas, dos estilos.

Algunos podrían decir que no moderar su discurso (cambio constitucional, BCR, industrias extractivas, etc.) le costó la elección. Quizás. Pero no ponerse el polo blanco antes de tiempo (como algunos le reclamamos) ha resultado mejor. No pasó a la segunda vuelta pero ahora conserva una militancia sólida, unida alrededor de un discurso coherente y de una propuesta concreta.

Cualquier otro escenario era más factible a desembocar en una más de las ya rituales fragmentaciones de la izquierda. Ahora el Frente Amplio tiene una bancada con muchas oportunidades de mantenerse sólida hasta el final (especialmente porque se perfila como oposición de cualquier gobierno futuro). Pero, sobre todo, esta es una victoria de Mendoza, que se ha revelado con mucha pasta política, con mucho futuro y, ahora, con experiencia. Le ha dado a la izquierda su mayor victoria electoral en… ¿la historia?

Ahora, su reto será deshacerse de los cuadros más anacrónicos (por favor, Verito, nunca más te vuelvas a sentar al lado del loco Letts). Esto nos llevará al Gran Dilema Marco Arana, dueño de la pelota. Del resultado de este inevitable enfrentamiento –llegará tarde o temprano– depende el futuro de la izquierda. De entre ellos dos, ojalá la balanza se incline hacia ella.

 

PPK

12990900_1621432074778876_7729027352864117953_n

Adorado en Lima… donde terminó segundo.

 

Era su última oportunidad. Y lo consiguió. A pesar de una campaña fatal, sin norte ni destino. Pero todo conspiró. Los astros se alinearon. Ha conseguido lo que nadie que haya paseado un poquito por el Perú (eso es más allá de la Javier Prado, amiguis) pensaba que iba conseguir: pasar a segunda vuelta.

No sólo eso. A diferencia del “sancochado” del 2011, esta vez tiene una bancada que no se desintegrará fácilmente. Consiste, básicamente, en ex toledistas reciclados más algunos invitados de derecha no-tan-conservadora. Podría ser el inicio de una agrupación que ocupe el lugar de cierta centro-derecha que alguna vez ocupó, oh qué casualidad, Perú Posible. Esto también es un logro.

Y probablemente no haya nada más que celebrar.

Yep. Lean bien. Al 64% de votos escrutados, hasta Goyo tiene más distritos ganados que PPK. Más abajo veremos el mapa de votación, pero adelantemos algunos spoilers:

Sí, muchos chistes de que los votos del extranjero (o sea, Arequipa) le dieron el pase a PPK. Pero lo cierto es que, en realidad, son los votos de la capital arequipeña (o sea, solo la ciudad, no el departamento de Arequipa) los que colorean el mapa que todo el mundo ha visto. Pero nuestro mapa es mejor (está mas abajo). Si se fijan bien, las dos únicas provincias en las que ha ganado son las que corresponden a las capitales de Arequipa y Moquegua.

Nada más.

Y por más que en Lima estemos obsesionados con el eje izquierda-derecha, sorry, primicia chocherita: en el resto del país el eje es y siempre ha sido Lima (y, por extensión, sus élites).

¿Qué candidato representa mejor a la élite limeña? ¿Keiko o el gringo cuyo apellido no puedes deletrear? Mientras decides eso, anda recordando esto:

A ver. Si en el eje fujimorista, los dos están del mismo lado… entonces serán otras disyuntivas las que los separarán (y decidirán el voto).

 

Keiko Fujimori

Aquí tenemos otro cuadro de 50 + 1:

12718214_1320701124623361_2509169206924929713_n

Esto detalla cuánto ha crecido Keiko Fujimori en cada región del país. En el oriente y el norte del Perú ha avanzado incontenible. Como para que la chupen los que siempre dicen que “Keiko no trabaja”. Ha chambeado más que cualquier otro candidato en los últimos cinco años y éste es el resultado. Nos guste o no.

Un ejemplo de cómo ha subido, ocupando el lugar que Humala dejó:

Es decir, Fujimori se está llevando muchos de los votos del Humala del 2011 y no ha disminuido en ningún lugar.

Ahora sí, nuestro mapa, elaborado por Francisco Rodríguez de De Igual a Igual (que colabora con nosotros en cada elección), nos da una idea de lo demoledor del triunfo de Keiko:

resultadoParcialPorProvincia59-294x500

Este es un mapa al 59% del conteo de la ONPE. En vez de dividirlo por departamentos, como todos, lo hemos hecho por provincias. Lo blanco es lo que aún no está contabilizado.

Todavía es un poco temprano para alucinarlo por completo pero creo que el mapa nos da una buena idea de cómo va la cosa. La división era entre Keiko y Vero, no entre Keiko y PPK. Miren la diferencia (o el parecido) con el mapa (distrital) del 2011:

Keiko se ha ido comiendo no solo el voto de Humala, sino el de cualquier otra agrupación, salvo las dos izquierdas. ¿Ven unos puntitos celestes casi ininteligibles por ahí? Esos eran los distritos en los que ganó PPK en el 2011. Y, a diferencia de Keiko, PPK no ha avanzado NADA. Es más, perdió su bastión limeño.

La cosa es incluso peor en el Congreso. En el mejor momento de su viejo, el año 2000 con fraude y todo, el fujimorismo tuvo 52 congresistas. Hoy tiene una decena más. De hecho, tiene la mitad (o más de la mitad) del Legislativo en sus manos.

Y, claro, en su haber, Keiko tiene otra victoria:

CfucyhXW8AA1TCw.jpg-large

¡Suéltanos, 2011!

 

Pero no todo está perdido. Les dije que los que más habían ganado también tenían más que perder. Eso incluye a Keiko, porque si hay alguien que ha tenido una victoria en estos días es..

 

El antifujimorismo

“¿¿¿Oe qué??? ¡¡¡Pero si el mapa del Perú es naranja!!!! ¿De qué estás hablando?”

Los mapas son engañosos. No miden el anti, que ha crecido. Y, te guste o no, en el papel, PPK siempre fue la carta más sólida para ganarle a Keiko Fujimori. Ah, pues, ¿querías que Keiko no seas presidenta? La carne viene con hueso.

Un escenario con Mendoza o Barnechea (o incluso Guzmán y Acuña) habrían polarizado el debate a extremos nauseabundos (por parte del fujimorismo). Como PPK es más o menos lo mismo (GCU, digamos), va a ocurrir que la mayoría de medios y activistas de redes sociales terminarán confluyendo en su apoyo.

Salvo que…

¿Y si los votantes de Vero van por Keiko? No es una locura. Por ejemplo, hoy, muchos celebraban este resultado:

12961572_10153441528497019_1289066562227992064_n

Con justa razón, decían que esta era la demostración de que Ayacucho, la región que más sufrió el terror de Sendero Luminoso, no se había dejado manipular. Que no confundían izquierda con terrorismo. Y pueden tener un punto.

Ayacucho, Huancavelica, Apurímac y otras zonas mucho más golpeadas que Lima por la violencia votaron a favor del Frente Ampio. ¿Pero qué pasa si en segunda vuelta votan por Keiko? No es descabellado. Como vimos antes, Keiko ha sabido capitalizar a los votantes de Humala del 2011.

Tiene tiempo para reconciliarse con el sur y mover el eje: que no sea fujimorismo vs antifujimorismo, sino pobres vs ricos o cholos vs blancos o élites limeñas vs el resto.

De ser así, espero que los amigos antifujimoristas no terminen comportándose como la gran ganadora de todo esto, es decir, nuestros queridos amigos de…

 

La DBA

12938130_10154084947813351_3779366229798065420_n

Aquí iba a poner que “la derecha”, pero sincerémonos: en el Perú casi no hay derecha liberal. Aquí lo que hay es Derecha Bruta y Achorada (cfr.: las señoras de los comentarios de arriba). Además, no imagino a un liberal de verdad recurriendo a las tácticas de miedo como las que recurrió la campaña de PPK.

De todas las cosas que me preocupan en esta elección, la que más me aterra es que la DBA crea que su campañita de paranoia funcionó. Sería la primera vez que les liga. Fallaron todas las otras veces (Toledo 2000, Susana 2010, Humala 2011). Y, de hecho, yo creo que esta vez también fallaron. Como dije más arriba, si Vero no pasó, la Confiep debería agradecérselo a Goyo y no a los amigos del chifa.

Pero como los amigos de las élites limeñas viven en su burbujita, no se van a enterar de lo que ha pasado. Para ellos lo importante es que “el modelo” y “la estabilidad” continuarán.

12936716_1092945157415372_1298368886501390564_n

Meet the new boss / Same as the old boss

El meme exagera un poco. Definitivamente el programa de Keiko es ligeramente más populista que el de PPK. Pero en el fondo, lo que nuestra DBA quiere es que todo siga igual. Y eso es lo peor que nos podría pasar. No lo digo yo, sino el director de Semana Económica, alguien insospechable de caviarismo:

¿A los cuántos sustos va la vencida? Esta es la primera gran victoria electoral de la DBA desde la caída de Fujimori. Para ponerlo en términos del otro lado: si la victoria los marea y actúan como los dueños de la chacra, en los próximos años se agudizarán las contradicciones.

Ojalá que el diagnóstico del próximo gobierno, sea el que sea, no se deje llevar por la gente que dice cosas tipo “vuelco a la derecha”. O los tontitos que dicen que ha ganado “el libre mercado”. Pasumare. No, cuñao, no. Mucho del voto por Keiko es un voto anti (anti-partidos, anti-élite, anti-statu quo). Y si ni Keiko ni PPK lo entienden, la cosa se puede poner bien fea.

 

¿Y no perdió nadie?

12963944_1727059410873046_9164946821744346435_n-1

Julio WHO?

 

Quizás el gran perdedor es Humala, que en el próximo Congreso no tendrá a absolutamente NADIE que se la juegue, pero ni un poquito, por él. Quizás otro perdedor es el PPC, que ha puesto a algún congresista pero ha perdido cuadros valiosos de renovación (Marisol Pérez Tello, Beingolea) y, sobre todo, ha diluido su relevancia. En tercer lugar, claro, será difícil que Julio Guzmán se quite la imagen de niño llorón que sale a rajar del país ante la OEA. Hay que saber perder, Julito. Y, por último, también ha perdido el Perú, pero eso siempre pasa cada elección, así que meh.

¯\_(ツ)_/¯

Nos vemos en junio.