corrupción , el útero , MAD , noticias , politica , sociedad Viernes, 1 abril 2016

Los presidentes pasan, el útero queda (para asegurarse de que pasen)

12910857_10209307005458870_1886338430_n.png

Lo bueno de ya no estar al mando de Útero es que puedo poner este tipo de títulos y ya no queda tan atorrante. Bajo el cómodo manto de simple consultor de este blog, puedo reventarle cohetes a la gran chamba de Víctor, Laura y Diego y no suena a autobombo desvergonzado.

Pero, descuiden, les prometo que este post no es (solo) un cherry a éste, su útero favorito. En las siguientes líneas quiero conversar con ustedes del trago amargo de las elecciones, de la labor de la prensa en las campañas (y después de ellas) y hasta, les juro, he incluido una pequeña bombita-primicia para que todo esto tenga sustancia, se vayan de este post satisfechos e incluso me perdonen haberle puesto este título.

Ahora sí, pase por su rico surtido, caserita.

 

¿Oye, qué bicho te ha picado, por qué posteas hoy?

Porque hoy entré a mi Facebook y encontré a varios muy buenos amigos escribiendo el típico estado del que ya está harto y no quiere saber más y solo quiere que mañana sea 11 de abril.

Bland Chaos

DEJEN DE PELAR Y ESCUCHEEEEEENNNNN

 

Primicia, chocherita, malas noticias: esto recién está empezando.

Ya se viene la segunda vuelta. En juuunio. Y, dependiendo de si el contrincante de Keiko es PPK, Barnechea o cha cha cha chaaannn Verónika, el grado de polarización, enfrentamiento y desgaste emocional irá de menos a más.

¿Qué es lo que hará Útero? Yo no puedo hablar por el equipo pero es cierto que este es un medio con una línea editorial clara y los que chambeamos y hemos chambeado aquí lo hacemos porque nos gusta el periodismo que sólo le responde a sus lectores. Así que Útero seguirá haciendo lo que hace mejor: darle a todos por igual.

 

NO ZEAZ BIBO TODOS SAVEMOS QUE APOLLARON A HUMALA EN EL 2011!!!!!!1111

Pues no. Para nada. Tanto así que una escisión de los No a Keiko que terminaron trabajando con Humala en Palacio crearon una cuenta falsa para atacarme (a mí y otros periodistas “fujimoristas”) apenas tomaron el poder en el 2011. Ustedes sigan los enlaces, que por algo los voy a poner. Son bien interesantes.

Hay un grupo de los No a Keiko que son chéveres y todo bien con ellos. De hecho, hasta donde entiendo, los que están impulsando las marchas (¡este 5 de abril hay una!) ya no son NAK, sino otros grupos. Pero esa es otra historia.

Lo que quiero abordar en este punto es que la polarización de las campañas nos lleva, a todos, a creer que si criticas a un candidato, estás con el otro. Al menos no siempre es así.

558x367

A veces uno simplemente es Spider-Man en Civil War.

 

Entiendo que el público sienta eso, la gente se apasiona en estas circunstancias. Pero los periodistas deberíamos estar al margen y dedicarnos a chambear. Por supuesto, eso no sucede. Varios colegas se prestan para campañas de demolición y eso lleva al resto del público a asumir que los que intentamos poner el equilibrio estamos del otro lado.

Y eso es lo que pasó en el 2011, año en el cual, por cierto, este blog casi no funcionaba. Yo había dejado el periodismo por una chamba de oficina. Utilizaba, sobre todo, las cuentas de Twitter y Facebook de Útero porque me picaban las manos para dar mi punto de vista. Aún así, este blog detenido lanzó el que es, creo, el resumen más preciso de la investigación periodística del caso Madre Mía hasta la fecha. En plena segunda vuelta del 2011.

(Ya entienden por qué me decían fujimorista)

También publiqué un testimonio personal sobre cómo había vivido, de cerca y desde el año 2001, nada menos, la evolución política y familiar del humalismo. El post –publicado, insisto, en plena segunda vuelta del 2011– incluía un reportaje mío en video: la primera investigación que se realizó (en el lejano 2006) sobre la influencia de la familia Heredia en el entorno de Humala.

Captura de pantalla 2016-04-01 a las 17.29.08

La pregunta era quién es Humala. Cinco años después sabemos que no había respuesta porque Humala era nadie.

 

Y aquí viene lo curioso.

Varios amigos que, luego me enteré, terminaron votando por Keiko, habían rabiado con ese post. Les parecía que favorecía a Humala. ¡Con ese post, que yo juzgaba crítico con Humala y que también había conseguido que mis amigos antifujimoristas me lacrearan en público!

Resulta que el post era justo todo lo contrario a lo que predominaba entonces: acusaciones histéricas cuando no simplemente falsas o paranoicas. Era un simple recuento de hechos concretos, que terminaba con más interrogantes que afirmaciones sobre la figura del entonces candidato Humala (y su señora esposa). Pero, y recuérdenlo todos en los próximos días, si no sacas la chaveta todo el mundo asumirá que has sacado la franela. Y viceversa.

 

No entiendo cuál es tu punto, ¿qué tú eres bacán?

No. Ese post era cualquier cosa. Se hizo sentado en un escritorio. El periodismo de verdad está en la cancha. El punto no es reventar cohetes a mi “cobertura” objetiva (que no lo fue, pero todavía no hablaremos de eso) de una campaña que seguí principalmente desde la computadora.

El punto es el siguiente: la gente va a leer lo que quiera leer.

0d41808f60af8871fa122b3b0f37ab1b

MIND BLOWN

 

Sí, ya sé que todo el mundo sabe eso. Pero hay que repetírnoslo siempre. Porque en una campaña hasta los lectores más sensatos se salen de quicio.

Y no, no sólo los lectores. Por supuesto que hay mala prensa, que siembra terror quien sabe con qué intereses (antes yo creía que era ceguera ideológica, hoy, después de que se bajaran a un candidato claramente de derecha, como era Guzmán, ya no creo que sea solo eso).

Pero también hay colegas míos que se esfuerzan en radios y televisoras que tú crees que están compradas. Periodistas a los que les revientas cohetes cuando joden al candidato que te llega pero que trolleas cuando incomoda al que te cae bien. Gente que intenta hacer su trabajo en medios que no necesariamente los apoyan.

Y, ahora, hay medios independientes. Una muestra de ellos son los que están reunidos alrededor del proyecto Peruleaks. Todos son intachables y recomendables. Y no se detienen porque el público los acuse de caviares o fujimoristas o lo que sea porque dicen lo que no te gustaría que se diga.

 

Ajá, o sea que la culpa es de la gente y no de los periodistas

No, no estoy diciendo eso. ¿Ya ves? El mundo no es blanco y negro. Los periodistas, incluso los que intentan hacer las cosas bien, metemos la pata. Y, además, tenemos nuestro corazoncito. Pero lo importante es seguir siendo periodistas.

¿Y qué carajo es ser periodista? El periodismo es una metodología para que el receptor (lector, televidente, usuario) se acerque lo más posible a la verdad. Es difícil, en esta época de redes sociales y gente que se cree el primer meme que su abuelita postea. Es más, yo diría que poco a poco a la gente cada vez le importa menos lo que es verdad.

Pero los periodistas, como dije alguna vez, tenemos que esforzarnos por darle al público alguito más de lo que le podría dar un puto meme. Y ese alguito más consiste precisamente en tratar de darle la vuelta a tus prejuicios, cuestionarte un poquito más y meterle un tacle a alguien que te cae bien o –esto jode más– felicitar a alguien que te cae mal. Para aspirar a este estado zen de la chamba hay una receta facilísima y complicadísima a la vez: la verdad.

Otra vez esa palabrita.

screen-shot-2013-04-13-at-10-22-52-pm

Tranquilos, no vamos a hablar de la nueva serie.

 

Por supuesto que podemos discutir filosóficamente hasta morirnos acerca de “la verdad”. Qué es, cómo se come. Las ideas de este blog sobre la verdad y su relación con nuestra chamba son públicas. Aquí algunas:

–Se puede ser subjetivo y defender la verdad.

–Hay verdades evidentes y otras que son difíciles de encontrar.

–Una verdad apasionada no deja de ser verdad.

–La subjetividad está justificada, la mentira nunca. 

–El camino más fácil hacia la mentira es parcializarse.

–La mentira es enemiga del periodismo y los mentirosos deben ser combatidos.

–La verdad se defiende.

Parte de la misión de este blog es cubrir los vacíos informativos de los grandes medios. Y si los grandes medios optan por atacar solo a X y silenciar lo que sea incómodo para Y, el rol de este Útero es difundir lo que Y preferiría que no se sepa y preguntarse qué hay de cierto en los ataques a X.

Eso es un poco lo que pasó el 2011, ¿recuerdan? Todos los medios profetizaron el apocalipsis si no ganaba Keiko Fujimori (lo del apocalipsis es casi literal: ¿ya olvidaron a Reinaldo Do Santos?).

 

 

¡¡¡Pero el gobierno de Humala fue un desastre!!!

Pues sí, fue un mal gobierno. Creo que nadie con dos dedos de frente creyó que iba a ser lo máximo. ¿O ya se olvidaron lo deprimidos que estuvieron hace 5 años, luego de la primera vuelta? Nadie quería votar por él. Pero no fue lo que los medios profetizaron: no somos una colonia chavista, Antauro sigue en prisión y, sobre todo, Humala ya se va. No se eternizó. Sobrevivimos.

Eso no quiere decir que la pareja presidencial haya sido inocente. De hecho, esta es la otra razón por la que he escrito este larguísimo post (tranquilos, ya se acaba y aquí viene la pepa). Vamos a contarle una breve historia.

Resulta que esta semana Facebook me recordó esto:

uno

Un reportaje que Laura Grados y yo publicamos hace un año. ¿Recuerdan el caso de los DINI-leaks? Útero fue el único medio que consiguió los files que los agentes de inteligencia del gobierno de Ollanta Humala habían realizado luego de operativos de seguimiento a periodistas y opositores.

Pero hay algo más. Ahora lo puedo contar, porque ya pasó el tiempo y las fuentes están a salvo. Obtuvimos esos files porque la fuente apreció el trabajo que estábamos haciendo en DINILEAKS.utero.pe, un buscador que armó nuestro hacker Kamisama (famoso por el caso APDAYC).  Voltear todo a una base de datos nos permitió generar una serie de estadísticas (los más buscados, en qué fechas, por quiénes, etc) que permitió deducir las razones de esos rastreos (por ejemplo, a Gastón lo reglaron cuando se rumoreaba que iba a postular a la presidencia).

Pues bien, ese mismo día Facebook también me recordó esto:

Captura de pantalla 2016-03-30 a las 10.06.13Resulta que a mí también me habían rastreado. Y no solo eso. Sino que las fechas de búsqueda coincidían con la publicación de ooootro reportaje mío contra el gobierno de Humala: los Chavinaudios, que había conseguido en el 2013.

 

 

Oye, dijiste que esto no iba a ser cherry

Mentí. Más o menos. Es que hay un punto aquí. Y esta es la pepa que les prometí. Es el final de la historia y también la moraleja.

Resulta que el agente de la DINI Rodorico Cubas, que usaba el código DINAINT04 para rastrear políticos y periodistas incómodos al gobierno, entre ellos este pechito, ha conseguido un nuevo trabajo. Adivinen dónde:

ranulfo

Nos volvemos a encontrar, Rodorico.

 

Efectivamente, el exagente de la DINI, ampayado rastreando a periodistas don nadie como yo y a empresarios de alto perfil, como Gastón, es nada menos que, desde enero de este año, el actual Gerente General de Seguridad Ciudadana de la Municipalidad Provincial del Callao.

¿Y quién lo ha contratado? Nada menos que el alcalde chalaco Juan Sotomayor, líder de Vamos Perú, uno de los partidos aliados con el Apra en la Alianza Popular por la que postula Alan García.

Recordemos, además, que “Juanito” Sotomayor fue acusado de chuponeo, en un escándalo en el que estuvo involucrado hasta Roberto Martínez.

Alan-García-Pérez-y-Juan-Sotomayor-García

Una foto gratuita del Quinto Puesto y su polémico aliado.

 

(Por cierto, la hermana de Sotomayor –candidata al Congreso por el Callao– es la protagonista del hecho de sangre más importante de esta campaña: el asesinato de un vigilante que estaba borrando sus pintas).

 

Sí, ya, qué palta, pero no entiendo qué tiene que ver con todo lo anterior

Tranquilo, aquí rizamos el rizo.

Pero primero quiero que todos le veamos la cara al exigente de inteligencia y ahora gerente chaleco, el comandante Rodorico:

Rodorico Cubas Hurtado

“Yo solo cumplía órdenes” dijo en su momento. Foto: La República

 

¿Qué tiene que ver este nombramiento con los rastreos de la DINI, con las publicaciones contra Humala, con la labor de la prensa y, especialmente, con las elecciones?

Vamos a ponerlo así. Este señor espió a los adversarios del actual gobierno. Pero ahora trabaja para uno de los aliados del enemigo más acérrimo del actual gobierno. Un enemigo, por cierto, que está postulando en estas elecciones y al que se le ha acusado de manipularlas, a través del JNE. ¿Me siguen hasta acá?

Este señor ha trabajado para Humala y para la Alianza Popular, que no serán gobierno en los próximos años. Pero eso lo de menos. Gracias a su paso por la DINI y por Sotomayor, imaginamos, debe tener algunas habilidades en el espionaje. Entonces, ¿qué creen que hará en los próximos años? Reubicarse como pueda en donde pueda que requiera de sus servicios. Como tantos otros. Como miles como él, peces pequeños que terminan involucrados en algunos de los múltiples escándalos generados por nuestras autoridades. Básicamente, a este señor, como al pobre gerente de cualquiercosa involucrado en Lava Jato o los Narcoindultos o Ecoteva, le da lo mismo quién gane. Ya verá qué hace.

Es evidente que un gobierno de Keiko Fujimori le abrirá las puertas a un montón de presupuestívoros que andaban a dieta y también estimulará la sed de venganza de muchos otros. Pero no podemos ser tan ingenuos de asumir que las estructuras de abuso y corrupción se van a venir abajo con cualquiera de los otros tres candidatos. Las estructuras se acomodarán y los peces pequeños, como el señor de arriba, que las recorren, volverán asomar la cabeza.

A lo que voy, y esto es súper sencillo, es que pase lo que pase en los próximos meses, si la cosa se pone fea, si los medios masivos vuelven a avergonzarnos, si el resto tenemos que ponernos en plan anti, si el barro vuela, si el ambiente se polariza, si gana la peor, si pierde el país…  después, inevitablemente, las cosas volverán a la normalidad. El abuso y la corrupción encontrarán otros cauces.

El propósito de este post no es otro que poner paños fríos a este momento y mirar más allá de la elección. No es que no importa quién gane. Sí importa. Pero también tengamos en cuenta que, cuando esto pase, todititos los peces, los grandes y los pequeños, volverán a hacer su trabajo. Ya lo hicieron antes, sin importarle quién había ganado. Lo importante es asegurarles, a ustedes, que este Útero también seguirá haciendo su trabajo. Ya lo hicimos antes. Y no nos importó quién había ganado.